Quesos García Filloy | Elaboración Artesanal
21663
page-template-default,page,page-id-21663,qode-social-login-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

La elaboración del queso GARCÍA FILLOY se inicia obteniendo la leche natural de nuestro propio ganado que pasta en los campos de las Arribes: ovejas churras, cabras y vacas que contienen la materia prima de nuestros quesos. Después procedemos a su filtrado, control de peso y enfriamiento de forma natural para la pasteurización de la leche.

Posteriormente iniciamos ya la conversión de la leche en queso elevando la temperatura hasta los 35ºC y logrando así transformar su estado líquido en sólido. Mantenemos un proceso de fermentación artesanal sin aditivos ni antibióticos más allá de las bacterias lácticas que viven en la leche que actúan como retenedoras de la grasa, agua y sales.

Obtenemos la leche natural de nuestro propio ganado que pasta en los campos de las Arribes.

Una vez se ha formado el cuajo con la textura y forma  esperada, el queso pierde el suero de forma natural: es una etapa primordial en la elaboración del queso porque está íntimamente relacionada con la calidad del producto resultante. Procedemos después al moldeo de los granos obtenidos durante la fermentación y a su prensado. Colocamos la cuajada en los moldes para asegurarnos la forma de queso y que continúe el desuero.

Durante el prensado del queso eliminamos el suero sobrante y el aire atrapado entre los granos obteniendo  la forma definitiva del queso. Para potenciar la textura y maximizar el sabor artesanal de nuestros quesos los salamos mediante un baño de salmuera para conseguir ese aspecto natural de la corteza.

Por último, todos los quesos excepto los que se consumen frescos se someten a la fase de maduración. El proceso que seguimos para los quesos GARCÍA FILLOY es clásico y artesano: durante los meses de curación volteamos, cepillamos y controlamos que la maduración y formación del queso sea uniforme. La elaboración artesanal, la rugosidad de la corteza, el sabor de la pieza, y el aspecto definitivo del queso son el resultado de un producto único e incomparable en las Arribes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies